Vencer los obstáculos

Por: Mariel Chavez Lizama | diciembre 5, 2016 | 0 Comentarios;

Decidirme por una historia en especial fue muy difícil, porque la verdad es muy grato decir que en todas las intervenciones me han dejado algo bueno que aprender y no tan solo me hacen crecer en lo profesional sino como ser humano.

Bueno ahora sí contaré mi historia y me he decidido por la ocasión con la que intervine con un niño de 6 años, éste era  muy accesible y se prestaba fácil a la conversación; al principio, me costó un poco de trabajo hacer rapport con él, pero después lo invite a jugar dominó y accedió rápidamente; nos contamos mutuamente historias de nuestras vidas, recuerdos que nos gustaban y los que no tanto, observe que le gustaban los personajes de acción y también los carritos así que decidimos hacer una carretera con obstáculos y demás. Así que fui por material para construirla, cuando regrese estaban tres enfermeros en su cama y el niño gritando, no quería que le cambiaran el catéter, al principio no sabía qué hacer  porque jamás me había tocado una intervención así,  traté de distraerlo pero no me hacía caso, mi coordinadora intento de distraerlo y aunque lo hizo mucho mejor que yo, no pudo; entonces llegó un momento que solo me quede esperando a que todo pasara y aunque me sentí impotente por no poder hacer nada para calmar su llanto, después de todo el niño se calmó y se logró estabilizar. Entonces, supe que a veces puedes que te encuentre situaciones muy difíciles y que tan solo sea cuestión de darle el tiempo a la circunstancia y utilizar el pensamiento crítico. Al final logre terminar la carretera con los obstáculos, le explique al niño que los obstáculos podían ser esa situación que no le gusta pero con su valentía podría vencerlos y que para llegar a casita tendría que vencer muchos obstáculos. El niño lo comprendió muy bien y la verdad me sentí muy tranquila al observar que ya estaba mejor.

El aprendizaje que obtuve ese día sin lugar a duda fue muy significativo, ya que aprendí a darle tiempo al tiempo y su espacio si lo requiere, a que no siempre todas las intervenciones serán fáciles, por así decirlo, sino que esos pequeños obstáculos son los que te hacen aprender más y salir de la zona de confort. Y no me queda más que decir gracias Caza Sonrisas por permitirme ser un miembro de la increíble tarea que se tiene, conocer los diferentes contextos que a veces se desconocen y acercarme más a lo que se vive en la realidad.

...

...

Publica tu opinión