Unas cucarachas muy malas

Por: Admon | marzo 6, 2013 | 1 Comentario;

Lupita nos comparte una experiencia muy significativa dentro del hospital.

La primera ves que fui a un hospital fue al O’horan y ese día me encontré con un niño pequeño, este no quiso le contara un cuento, ni el MPI. Ese día solo me dediqué a pintar y pegar papel china en las hojas en blanco, el niño estaba acompañado de su mamá, la cual se mostró muy amable y participativa.

Trabajé con Cyndi, fue muy agradable y creo que ambas aportamos en la intervención para que fuera exitosa. El niño al principio se mostró tímido, pero conforme pasaba el tiempo se fue portando mas accesible y cooperativo; Cindy y yo nos turnábamos para estar con la mama como con el niño, ya que la mamá se interesó bastante en nuestra presencia y comenzó a hacer preguntas y a contarnos algunas cosas. Entre las cosas que la mamá nos comentaba era que ella no sabía leer ni escribir y al ver que nosotros podíamos ayudar a su hijo a sentirse mejor quería aprender algo, por lo que Cindy le enseñó a hacer algunas figuras con papel, aunque se le dificultó, pudo lograrlo y se sintió bastante contenta al ver que a su pequeño le había gustado lo que su mamá le había hecho.

El niño, en las hojas que estuvimos trabajando plasmó un gusano el cual lo fue describiendo, este gusano para el niño era una persona a la cual le hacían mucho daño por unas cucarachas muy malas las cuales eran sus enemigas y lo picaban mucho. Él dijo que se encontraban en ese lugar donde estábamos. Pasando un rato el niño comentaba que no tenía amigos ni nadie que lo ayudara a que las cucarachas no lo piquen, por lo que lo ayudé a que formara mas gusanos, los cuales serian los nuevos amigos del gusano Ocho (nombre que el niño le había puesto al primer gusano) y decidimos meterlos todos en la caja que nos dieron, al estarlos metiendo, decidimos meter a las cucarachas para que nunca pudieran salir de ahí. Sin embargo decidimos meter muchos mas gusanos para que las cucarachas no los pudieran lastimar y solo les tuvieran miedo.

Todo lo que les conté fue una experiencia muy divertida y emotiva. Hoy me enteré de algo, la siguiente semana Agustín lo volvió a ver y este niño le preguntó si no tenía otra caja para poder meter mas cucarachas. Eso para mí fue muy satisfactorio ya que el hecho de que le preguntara por otra caja para meter más cucarachas significa que lo que hicimos ese día no se quedó ahí, sino que el niño lo recordó y al parecer le sirvió mucho.

Lo que el niño llamaba cucarachas que pican se refería a todos los piquetes que constantemente le daban las enfermeras. Él es un niño con cáncer, y no tiene mucho tiempo que se lo detectaron, solo va cada mes por uno o dos días.

...

...

Un Comentario

  1. Arlette Concha Ramos dice:

    ¿Qué les digo chicos? Qué HERMOSO les ha quedado el sitio…! Estoy casi llorando de felicidad por ver cómo ha crecido este proyecto, esta gran familia. Tengo recuerdos muy, MUY gratos de mi experiencia con ustedes, con los niños y sus familias :)

    Gracias por publicar mi aprendizaje!!! jaja.

    Me ha FASCINADO recordar esta experiencia de “las cucarachas”!!! jajaja! G-E-N-I-A-L

    Todo está bellísimo… MUCHAS Y MUY MERECIDAS FELICIDADES…!

    Besos y abrazos… LOS QUIERO :)

Publica tu opinión