Películas que hacen sonreír.

Por: Alberto Alcalá Aceves | julio 26, 2014 | 0 Comentarios;

Era un sábado y asistí al hospital T1, la niña con la que me tocó trabajar tenía 7 años y no era la primera vez que tenía que estar internada.  Platicamos brevemente acerca de cómo se sentía y si le gustaba pintar y dibujar. Apliqué el Rate Your Day aprovechando para que la niña explicara cómo se sentía en el hospital, y me ayudara a tener una idea de cómo abordar el tema de inteligencia emocional.

Entablamos una plática ella, su papá y yo sobre sus gustos en películas y series de televisión, comentó efusivamente que su película favorita era Mi Villano Favorito 2 al igual que la mía. Le conté una experiencia personal graciosa acerca de la risa de mi hermanita y su novio mientras veíamos la película en el cine; la niña y su papá rieron por bastante tiempo. A partir de ahí se estableció un ambiente divertido y de confianza alrededor de los tres, pero sobre todo con la niña.

Aprovechando que el ambiente de confianza ya estaba establecido, tomé como ejemplos situaciones que habían pasado en sus películas favoritas y conversamos acerca de cómo los personajes se sentían y como reaccionaban ante sus emociones.  Una vez entendido esto, le pregunté si quería hacer una caja de los recuerdos para guardar momentos felices dentro de ella y me contestó que sí.

Platicamos acerca de cuáles son sus momentos más felices y cómo le servirían para sentirse mejor cuando estuviera triste o de mal humor. No sabía qué momentos elegir así que le dije que podía decorar la caja con cosas que le gusten y que la hagan sentir bien. Me contó que le gustan mucho las estrellas, la luna y el sol. Pintó una noche estrellada, un jardín soleado, una casa y su nombre alrededor.  Su papá y yo la ayudamos a pintar y pegar las estrellas en la caja.

Cuando volví a preguntarle por sus momentos felices, ella decidió hacer muñecos (Minions, un dibujo de ella, de mi, de su papá, su mamá y su hermanito) y algunas mariposas, para “jugar con ellas cuando se sienta triste y ya no sentirse así”.

Finalmente el tiempo en el hospital terminó y tuve que despedirme quedándonos los tres muy contentos. Sinceramente es una de las intervenciones en las que más me he divertido y tuve la satisfacción de haber mejorado el humor tanto de la niña como la del papá y enseñarle a no sentir miedo cuando tengan que estar en el hospital.

26/07/2014

Cinthya Couoh Lope

Facilitadora

...

...

Publica tu opinión