Lo que he aprendido

Por: Admon | marzo 5, 2013 | 0 Comentarios;

Arlette.

En el tiempo que he participado en este proyecto creo que he recibido mucho más de lo que he podido dar. Cuando uno se siente parte de los pilares que sostienen un mismo propósito; como lo es el de este proyecto, responder a esta pregunta sin sentirse inspirado es casi imposible. Entonces no prometo contestar desde mi objetividad, aunque haré un intento de llegar a un equilibrio.

En un plano personal, el ser parte de este equipo me ha dejado primeramente eso, sentirme parte de él. La labor en un proyecto de esta calidad requiere para la misma, un buen entendimiento entre las personas que participan en él. Pero para que esto ocurra, cada individuo debe sentirse personalmente comprometido con el proyecto. En este equipo siento que todos cumplimos con esta característica y si no, desde un principio, poco a poco la vamos haciendo nuestra.

El buen entendimiento entre todos me ha dejado mucho más que buenos compañeros, verdaderos camaradas. Cada uno en su particular modo de expresarlo, me ha hecho sentir que soy una parte importante en nuestra labor y en nuestro objetivo. Más importante aún, las personas que he conocido aquí son personas con verdadero valor. Ni uno sólo que no te de su mejor cara, o su mejor juicio, sencillamente para hacerte sentir bien. Con esta confianza que despiertan, sólo nos queda disfrutar cualquiera que sea el papel o la labor que se realice en el proyecto. El trabajo con los niños y sus familiares, es algo que en lo personal valoro mucho, pues en cada sesión me recuerdan el significado de muchas cosas importantes como la humildad, el “aquí y ahora”, la fraternidad, la inocencia, la pureza, lo “banal”. El tratar con ellos también pone a prueba las habilidades que tengo y me da la pauta para trazar las que no tengo. No creo jamás poder dar más de lo que ellos me dan.

En lo práctico, esta experiencia en el voluntariado me ha dejado cosas muy valiosas. He sido de las pocas personas afortunadas de vivir el monstruoso crecimiento de este proyecto a nivel organizacional y por ende debo presumir que he aprendido mucho acerca de la estructura que debe llevar una labor de este tipo para que sea exitosa (como ha llegado a serlo esta organización). Dentro de la actividad del proyecto, he aprendido maneras de trabajar sobre habilidades personales, como pueden ser el contar cuentos, el inventar y elaborar manualidades (instrumentos con fines de enseñar la inteligencia emocional a los niños), simplemente el platicar con los familiares de un niño hospitalizado es algo que te pone a prueba. Y sumado a la práctica de todo un protocolo aplicado a un niño en esas circunstancias , es aún más enriquecedor.

A un nivel teórico (siendo la única que rompe las reglas al no ser estudiante de psicología) tal vez no conozco qué tanto domino el tema, pero definitivamente siento que he adquirido conocimientos importantes acerca de la Inteligencia Emocional aplicada en niños (con todo lo que abarca el protocolo a seguir para tal fin).

Creo que de lo más interesante y cómico que rescato de mi participación y experiencia en este proyecto, es que el tema de la Inteligencia Emocional trato de aplicarlo a mi vida; no queriendo hacerlo con nadie más que con mi niña interna. No creo que exista algo más elemental para que esto funcione, que la imaginación y la actitud natural de un niño.

...

...

Publica tu opinión