La que estudia el corazón

Por: Admon | marzo 6, 2013 | 0 Comentarios;

Seidy nos comparte una de sus vivencias dentro del hospital.

Bien, el viernes que asistí al Hospital Juárez supliendo a Andrea, tuve la oportunidad de platicar con Lupita Che y con Arathy y conocerlas más… entramos, hicimos conteo y luego elegimos con quien trabajar… Debo decirles que ese día llegué de lo más tranquila y salí del Hospital con un sentimiento de plenitud que espero ya hayan sentido.

Me tocó trabajar con una niña de 11 años, que visualmente se veía cansada y decaída. Llegué con ella y comenzamos a platicar, me contó que le gusta dibujar y pintar, que está en la secundaria y que no era la primera vez que estaba en el hospital, su mamá no estaba, así que sólo eramos Stefy y yo platicando. Ella decidió trabajar con una niña para el MPI, cuando la terminó y le pregunté que nombre le quería poner y dijo: Ashley. Le pregunté si había alguien a quien ella conociera con ese nombre y me dijo que no, pero que el nombre le gusta mucho y así le gustaría que se llamase su hija. Mientras más pasaba el tiempo yo sentía toda la confianza que me brindaba, ella de alguna manera me dio seguridad por como se comportaba conmigo.

Me contó: “cuando crezca quiero ser cardióloga, la que estudia el corazón. Porque mi hermanito, cuando nació, murió de un problema del corazón”… Es hija única y siempre ha deseado hermanitos, pero su mamá decidió que no, por varias cuestiones.

Ella se había desangrado porque tiene un problema en las venas que según entendí son muy frágiles (quizás sea aneurisma), dijo: “casi me muero, vi a la virgen”.

La verdad es que con esta experiencia puedo decirles que a los adolescentes o niños ya más grandes les encanta sobre todo platicar. No se imaginan cuantas cosas me contó, sobre el niño que le gusta, sus amigas, sus tíos, sus sobrinos, sus padres, la escuela, los maestros. Incluso me pidió ayuda para ir al baño. Me dio mucha alegría que tuvo la confianza para pedirme que la ayudara ya que en otras ocasiones los niños te piden que llames a sus padres o a la enfermera.

Bueno chicos, hay muchas cosas por contar. Con mucho gusto les puedo compartir lo que he vivido y aprendido. por ahora me despido con una sonrisa y una sensación de plenitud que jamás voy a olvidar.

...

...

Publica tu opinión